El análisis de las políticas criminales y los déficits de la justicia retributiva centra el debate del último día de las “Jornadas Violetas”

También fue expuesta la importancia que tiene la resiliencia en la resolución de conflictos, así como las diferentes propuestas de mejora que se pueden plantear para poder erradicar la violencia machista

13 de diciembre de 2019

Durante la mañana de este viernes, 13 de diciembre se ha producido el segundo día de las “Jornadas Miradas Violeta” la ponencia “Análisis de la Política Criminal y Déficits de la Justicia Retributiva” impartida por el Fiscal Coordinador de Violencia de Género en Santa Cruz de Tenerife, José Luis Sánchez Jáuregui Alcaide, quien aseguró que “no es necesario saber de dónde es la procedencia del maltratador o de la víctima, esos datos son meramente sociológicos; el machismo no tiene nacionalidad, ni edad”.

“La gravedad del problema de la violencia no radica en la nacionalidad, de hecho, solo este año hemos tenido en Tenerife 54 casos de violencia de género, en Francia 150; si tenemos en cuenta los datos encontramos que en los países más educados de Europa la presencia de la violencia machista es mayor”, puntualizó el fiscal.

España, aunque ha sido uno de los primeros países en avanzar en materia de violencia de género, “no hemos sabido acabar con el problema, en efecto, en la gran mayoría de casos, los maltratadores no tienen 60 o 70 años, tienen 20, son hombres que han crecido con la Ley de Violencia de Género y en un país donde existe un estado que defiende la igualdad”

La violencia de género a que se refiere la “Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género”, comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad, “los aspectos penales relacionados con esta tanto con esta Ley como en el Código Penal, tiene resultados en maltratadores iniciales, pero en aquellos que son reincidentes no logra tener índices de éxito, el delincuente tiene que tenerle miedo a la pena, a los maltratadores no hay que reinsertarlos, hay que reeducarlos para que puedan volver a la sociedad”.

“Para que la violencia de género deje de existir hay que invertir en la prevención. El maltratador debe someterse a terapias de igualdad, a terapias que ayuden a erradicar la violencia, debe tenerle miedo al delito de maltrato y a la víctima hay que dotarlas de protección total, sobre todo, para que no siga viviendo con la persona que la maltrata y deje de ser dependiente del mismo”. Finalmente, el experto subrayó que “el sistema castiga al maltratador para que deje de serlo y ayuda a la maltratada a que pueda recuperar su vida”.

La siguiente ponencia estuvo a cargo de María Rosaura González Méndez, profesora titular de la Universidad de La Laguna, quien profundizó sobre la “Resiliencia en mujeres que han vivido violencia de género”. En este sentido, la experta explicó que “la resiliencia, aplicada a las personas, es la capacidad que tienen éstas de sobreponerse ante una situación traumática, se produce un cambio de mirada ante las dificultades”.

“La resiliencia se ve reflejada en el funcionamiento del sistema nervioso, el entorno puede facilitar o dificultar la resiliencia, la responsabilidad no puede recaer solo en las mujeres, el entorno es parte de la actuación”, detalló González Méndez, quien también indicó que “el crecimiento emocional post traumático de las mujeres que han sido víctimas y que han aplicado la resiliencia, presentan nuevas habilidades, amplían la perspectiva e interpretan lo vivido, desarrollan o fortalecen las relaciones sociales que son fuentes de apoyo”.

La experta subrayó que es necesario tener instrumentos que permitan medir las fortalezas regulatoria, interpersonales y las que crean significado. Las primeras tienen que ver con el hecho de persistir con los objetivos, regular emociones, buscar soluciones; las fortalezas interpersonales, están vinculadas a la creación de nuevas relaciones y finalmente, la creación de significado está relacionada con el hecho de integrar la experiencia y desarrollar un propósito a partir de ella”.

“Las otras violencias de Género”, fue la última de las ponencias de las jornadas y fue defendida por la Diputada en el Congreso por Las Palmas de Gran Canaria quien detalló que la desigualdad es el origen de la violencia, lo son también los sesgos, los estereotipos, clichés, tenemos que hacer un esfuerzo para erradicar este tipo de comportamientos que no contribuyen a generar igualdad”.

La experta también argumentó que “deberíamos considerar dentro del marco legal que los delitos de violencia sexual, delitos contra la intimidad, delitos contra las relaciones familiares, violencia económica, delitos contra la libertad, el acoso, son violencia de género”. En este marco, la diputada afirma que “tan solo el 17 % del conjunto parlamentario son mujeres, hay que destacar que es en estos lugares donde se pueden desarrollar actuaciones que favorezcan la igualdad”.

Finalmente, la concejal de Igualdad adejera, Carmen Lucía Rodríguez del Toro y la representante de la Asociación Domitila Hernández, Laura Hernández García, incidieron en la relevancia que tiene la formación en igualdad en todos los estamentos, tanto públicos como privados y emplazan a la ciudadanía a que el próximo 2020 participen en la tercera edición.