Finaliza con un alto grado de satisfacción por parte del alumnado la “edición de la inclusión” de la Universidad de Verano de Adeje

Ya desde la elección del ponente inaugural, Pablo Pineda, ha habido este año una apuesta por abordar la inclusión social y la visibilizarían de colectivos con diversidad funcional.

26 de julio de 2019

Un año más, la Universidad de Verano de Adeje ha finalizado con una rueda de prensa de balance de esta, su vigésimo séptima edición. Por parte del ayuntamiento co-organizador participó el teniente de alcalde de Relaciones Institucionales, Adolfo Alonso, mientras que por el centro académico lo hizo el director de secretariado de Cultura y Extensión, Manuel de Paz. El miembro de la corporación municipal calificó que, por sus contenidos, la de 2019 podría calificarse como la edición “de la inclusión” de estos curso estivales que, una vez más, han alcanzado un alto grado de satisfacción, según las encuestas realizadas al alumnado.

Ya desde la elección del ponente inaugural, Pablo Pineda, ha habido este año una apuesta por abordar la inclusión social y la visibilizarían de colectivos con diversidad funcional. Así, un curso se ha dedicado al lenguaje de signos para personas sordas y sordociegas, otro al deporte inclusivo, un tercer seminario ha abordad la fisioterapia y los cuidados paliativos para pacientes oncológicos y, además, una de las exposiciones montadas durante esta edición ha estado protagonizada por obras de un colectivo de persas discapacitadas.

Centrados en los datos concretos de esta edición, y teniendo en cuanta su naturaleza provisional -ya que en el momento de la comparecencia aún quedaban cursos y talleres por celebrar-, el 97% de las más de 550 estudiantes considera que la formación recibida será aplicable a su vida profesional. Además, entre los objetivos que han guiado su asistencia a esta actividad formativa, el 62% cita la actualización de conocimientos y el 25%, la mejora del currículo.

El profesorado ha sido el aspecto mejor valorado por el alumnado, al cual se le ha otorgado una puntuación media de 9,49 sobre 10, que además supone un leve incremento sobre la valoración de 2018, que fue de 9,40. En cuanto a la organización, la nota media que ha obtenido es de 8,83 sobre 10.

Un aspecto que el director de secretariado destacó especialmente fue el llamado índice NPS, que evalúa las posibilidades de que los usuarios de un servicio, en este caso el alumnado, lo recomienden a otras personas. El resultado obtenido es, según este baremo, “excelente”, pues supera un 72% y aumenta ocho putos respecto al año anterior.

La presencia femenina es otra característica definitoria de esta edición: en el alumnado, el 75% de la audiencia fue femenina y el 25% restante masculina. Además, también ha habido mayor número de directoras de cursos que directoras de curso, con 7 y 5, respectivamente.

Por edades, el rango de alumnado más abundante es el de 25 a 44 años, que supone el 58%, seguido por el de menores de 25 (25%), de 45 a 60 (16%) y más de 60 (1%).
Por procedencia, el 96% del alumnado reside en Tenerife y, dentro de ésta, el municipio que más personas aporta ha sido Adeje (22%), seguido por San Cristóbal de La Laguna (19%), Santa cruz de Tenerife (12%) y Granadilla de Abona (10%), por citar los primeros.

Retos futuros

El balance tanto de los responsables universitarios como municipales ha sido positivo y, según el concejal, refrenda el éxito del nuevo modelo de Universidad de Verano de Adeje introducido hace pocos años, que combina cursos de tres días de duración y talleres de una sola tarde. Otra clave del éxito es que se ha modificado el criterio para diseñar la programación, que ahora tiene en cuenta las sugerencias del alumnado y, por eso, afronta problemas que afectan a la sociedad con la rigurosidad universitaria.

Pese a que, según Alonso, las cifras de asistencia a estos cursos son envidiables para otras convocatorias nacionales similares, siempre hay margen para la mejora. En ese sentido, uno de los retos pendientes es poder presentar esta programación dentro de la feria turística FITUR como una oferta de turismo del conocimiento, con paquetes específicos que combinen el viaje, la estancia, la matrícula en cursos y talleres y las actividades de ocio que ofrece Adeje.

Otro reto más a largo plazo es trabajar para que los cursos amplíen su ámbito geográfico. Ya se dio el año pasado un primer paso con la presencia de dos alumnas senegalesas y, en 2019, la colaboración del Club de Rotarios del Sur ha propiciado la asistencia de una veintena de jóvenes de diferentes puntos de la Península.