La Universidad de Verano de Adeje analiza la figura del turista desde enfoques como la semiótica, la antropología o la economía

El curso realiza un análisis pluridisciplinar del turista, que abarca la economía pero también la semiótica, la antropología, la arquitectura e incluso las artes plásticas

23 de julio de 2019


Uno de los cursos de la Universidad de Verano 2019 afronta el fenómeno turístico desde una perspectiva atípica, pues en lugar de centrarse en la oferta o la comercialización, lo hace en su figura central, el turista, a través de un análisis pluridisciplinar que abarca la economía pero también la semiótica, la antropología, la arquitectura e incluso las artes plásticas. Está codirigido por José Luis Rivero Ceballos, catedrático del Departamento de Economía Aplicada y Métodos Cuantitativos de la Universidad de La Laguna; y Jorge Lozano Hernández, catedrático del Departamento de Periodismo III de la Universidad Complutense de Madrid

Este último explica el enigmático título del curso, “Figuras del destinatario: el extraño caso del turista”, aludiendo a que en la comunicación, actualmente, el papel del destinatario es central y se podría decir que interesa más que el emisor. En este contexto teórico, el turista sería un ejemplo de destinatario, pues a él se dirige multitud de mensajes. “Por ejemplo”, reflexiona, “hoy los muesos no pueden prescindir de los turistas y se podría incluso sospechar que se crean museos, acontecimientos, espacios, ciudades y modos de pensar para turistas”.

En cuanto a la segunda proposición del título, se habla del “extraño caso del turista” porque se trata de una figura algo paradójica, ya que ningún turista se define como tal. “Y es más, el turista se capaz de proferir enunciados del tipo: ‘esto está lleno de turistas’ o ‘qué horror tanto turista’. Siempre los turistas son los otros y nosotros lo que queremos discutir es cómo es muy difícil no ser turista. Hablamos de la autodefinición de alguien que no lo es, que no quiere serlo, que cualquiera lo es, así como del papel fundamental del turista en nuestra cultura, tanto negativo como positivo”.

El turista, además, adopta muchísimas posiciones y, además de ser destinatario, al mismo tiempo es capaz de sugerir sitios como emisor. Por ello, Lozano reincide que resulta muy difícil no ser turista, incluso si se plantea un viaje la margen de los circuitos y de las agencias de viajes: al final la ciudad será vista desde la perspectiva de un turista. Por ello, resulta complicado que vuelva a repetirse grandes viajes culturales o de exploración como los de los siglos XVIII y XIX. “No digo que sea imposible o no hacer un viaje como el de aquellas épocas, solo que las condiciones han cambiado”. Como apunte al margen, recuerda que la palabra ‘turismo’ proviene de ‘tour’ y, por tanto, está emparentada, precisamente, con aquel Grand Tour que realizaban los viajeros del Romanticismo.

Lozano ha sido uno de los ponentes del primer día de este curso, martes 23 de julio, con una ponencia en la que reflexiona sobre dos conceptos sobre los que ha estado trabajando y su diferencias: Tour y Map. Explica que, por ejemplo, para describir un apartamento solo son posibles dos recursos: o explicarlo como como un plano (“al lado de la cocina hay un comedor”), que sería el modelo Map; o utilizando verbos para trazar un itinerario: "entras, atraviesas, ves, te encuentras…”, que sería el modelo Tour. “Y con esta idea, vamos a ver cómo se comporta el turista que, según mi aproximación, hace dos cosas: memoria, con los diarios y los selfies; y recorridos por el mapa”.

Lozano también ha querido destacar la altísima cualificación de los ponentes participantes, procedentes de diversas áreas: el arquitecto Juan Manuel Palerm; la antropóloga Marina Barreto, que acaba de ser nombrada directora del Centro de Estudios Africanos en la Universidad de La Laguna; un artista que en este mismo momento está exponiendo en el Museo Nacional Reina Sofía, Rogelio López Cuenca; y el crítico de arte Marian Santa Ana, además de los propios Rivero Ceballos y Lozano Hernández.