La comunidad hindú celebra el ''Ananta Chaturdashi'' en honor a Ganesh

La celebración tuvo lugar el pasado domingo, 3 de septiembre y supone uno de los ritos más significativos de su calendario religioso

4 de septiembre de 2017

El pasado domingo, 3 de septiembre, la comunidad hindú cumplió con uno de los ritos más sagrados y significativos de su calendario religioso: la celebración del Ananta Chaturdashi en honor al dios Ganesha.

Este acto, que se celebró en la playa de La Enramada, congregó a una gran afluencia de personas, quienes, conjuntamente con la comunidad hindú adejera, que lleva afincada en el municipio más de tres décadas, rindieron homenaje al dios Ganesh. "La comunidad Hindú Adejera celebra, desde hace varios años, esta fiesta a la que también se suman numerosas personas del municipio, es un reflejo de la convivencia pacífica que existe en Adeje", aseguró el alcalde, José Miguel Rodríguez Fraga.

Hacedor de los buenos caminos y liberador de los obstáculos materiales y espirituales, son las cualidades que se le atribuyen a Ganesh, hijo de Shiva y Parvati. Es la divinidad más popular de la India, se le adora como por ser el dios de la protección y la buena suerte.

La cultura Hindú explica que "antes de poner en marcha un negocio, escuela, un taller mecánico, celebrar un casamiento, cualquier cosa que suponga el inicio de algo, debe haberse rezado primero a Ganesh y pronunciado o escrito la conocida frase "Shri Ganeshaya Nanas", que quiere decir: “hago reverencia al adorable Ganesh", quien otorga prosperidad y fortuna en todos los ámbitos de la vida.

Para la comunidad Hindú, "rememorar nuestras costumbres y tradiciones es también una buena oportunidad para fortalecer nuestros valores de convivencia y deseamos que la gente siga participando de nuestra cultura porque nosotros seguiremos haciéndolo con la cultura canaria que tanto nos ha dado", asegurán desde la Asociación Hindú Tenerife Sur.

El ritual
Con forma de niño y cabeza de elefante, esta representación divina es llevada al hombro a lo largo de una estrecha y concurrida procesión donde familias y amigos, rinden mediante danzas y cantos su último adiós hasta llegar a la orilla del mar, en la que, pacientemente, espera una barca que se hace cargo de la efigie y la lleva mar adentro para sumergirla en sus aguas.

Los actos de celebración en honor a Ganesh llevan sucediéndose en día anteriores y concluyen al sumergir la estatua del dios en las aguas del río o del mar; de este modo, despiden a Ganesh, quien se llevará la mala fortuna hasta el próximo año.

Previamente a esta celebración en el agua, las personas creyentes le hacen entregan de ofrendas como son los tradicionales dulces que se denominan Modak, elaborados con harina de arroz y rellenos de coco y azúcar.

El acto concluye con una comida fraternal y convivencia en la que se celebra la paz, la unión y la buena voluntad.