El Agromercado cambia su horario de los miércoles, a partir de esta semana, abrirá de 3 a 7 de la tarde

La decisión se ha tomado consensuada con las personas productoras con el objetivo de adaptarse a las demandas de la ciudadanía

31 de octubre de 2016

El Agromercado de Adeje cambiará a partir de este miércoles 2 de noviembre su horario de apertura de los miércoles que pasará a ser de res a siete de la tarde. Con esta medida, consensuada con las personas productoras de esta instalación, se pretende ajustarse más a las demandas de la ciudadanía. Así lo ha explicado la concejal responsable del servicio, Esther Rivero Vargas, quien además ha señalado que “estamos teniendo muy buenas opiniones del servicio que se presta en el Agromercado e intentamos ir mejorando día a día, ajustándonos a las demandas ciudadanas. En este sentido, hemos visto en este tiempo que llevamos abriendo el miércoles por la tarde que la última hora escasea mucho la afluencia de compradores y en cambio a las cuatro ya había personas esperando a que abriera”.

El Agromercado de Adeje abrió sus puertas en 2008 abriendo los sábados y domingos por la mañana, y desde hace un año aproximadamente tanto las personas productoras como el ayuntamiento de Adeje decidieron ,tras una encuesta ciudadana, abrir un día entre semana por la tarde de 4 a 8. Ahora este horario se adelanta una hora y el cierre se realizará a las 19:00 h.

El Agromercado

El Agromercado de Adeje ha sido una iniciativa del Ayuntamiento para promover y fomentar el sector primario en el municipio. En él, se dispone de una amplia gama de productos agrarios, ganaderos, artesanales, etc. con el objeto de ofrecer productos frescos de una calidad, originalidad y de respeto al medio natural. Asimismo, se persigue promover una relación comercial voluntaria y justa entre personas productoras y consumidoras. A la vez, proporciona a las personas productoras de dichos productos unas instalaciones adecuadas para su comercialización.

Esta instalación municipal cuenta con 35 puestos de venta en una infraestructura para la comercialización de la producción local en el mercado interior. Es también una prolongación del mundo rural para la exposición y venta en origen de productos de la tierra que resultan de la pervivencia y desarrollo actualizado de la cultura agraria, donde se presenta una oferta de calidad con garantías de seguridad alimentaria, directamente a las personas consumidoras, de productos frescos que cultivan o elaboran, a unos precios justos y competitivos.